fbpx

Un sensor es el componente electrónico que transforma un estímulo recibido
en una señal de otra naturaleza, generalmente eléctrica.

Existen diferentes tipos de sensores, como los detectores de movimiento, sobretodo usados en seguridad como alarmas.

Qué es un sensor de movimiento

Un sensor de movimiento es un dispositivo generalmente pensado para detectar la presencia de personas dentro de un entorno determinado.

Por esta razón, tales sensores se utilizan mucho en sistemas de alarma y antirrobo, debido a que generan barreras que, cuando son cruzadas por una persona, activan la alarma.

Deben instalarse especialmente en las áreas de entrada y paso de la casa, como pasillos, escaleras, puertas y ventanas. Además de los interiores, también hay sensores perimetrales para detectar entradas por la parte exterior.

Existen sensores de movimiento activo que emiten una señal causada por el
movimiento. Cuando una persona cruza el camino de esta señal, el sensor dispara una alarma.

También existen sensores de movimiento pasivo que capturan señales infrarrojas
disipadas por el calor corporal.

Sensor PIR de Pyronix, con antimascotas.



Tipos de sensores de movimiento: ¿cómo funcionan?

Existen dos métodos de clasificación diferentes para los sensores de
movimiento: el primero según su funcionamiento, mientras que el segundo se
basa en la tecnología de detección utilizada.

La clasificación basada en la operación conduce a dos grandes familias:
sensores clásicos y sensores de cortina.

Los primeros son sensores volumétricos normales que se usan para la protección de ambientes interiores, mientras que los de las cortinas son sensores de tipo perimetral y, por lo tanto, se usan para proteger los puntos de entrada de una casa, como puertas y ventanas.

La clasificación basada en la tecnología de sensores, por otro lado, conduce a
tres grandes grupos.

  • Sensores infrarrojos (PIR): tienen una detección infrarroja que se activa
    cuando detectan un cambio de temperatura en el entorno que
    monitorean. Por lo tanto, si una persona ingresa al ambiente protegido,
    esto conducirá a una variación inevitable de la temperatura, que activará
    la alarma. Sin embargo, estos tipos de sensores no están libres de
    falsas alarmas que la activarán sin un verdadero robo.
  • Sensores de tecnología dual (infrarrojo + DMT): la presencia de estos
    haces de detección (generalmente uno superior e inferior), combinados
    con el sensor de temperatura, garantiza una mayor seguridad y una
    menor probabilidad de tener falsas alarmas.
  • Sensores de tecnología triple (infrarrojo + DMT + microondas): la
    detección de microondas puede detectar la presencia de cualquier
    cuerpo en movimiento y puede calibrarse a ciertas dimensiones. Por
    este motivo, este tipo de tecnología permite instalar sensores incluso en
    presencia de mascotas. Estos sensores tienen un grado de confiabilidad
    muy alto y reducen las falsas alarmas a un mínimo, casi cero.


    Importancia de los sensores de movimiento
    Con la llegada de las nuevas tecnologías, los sensores de movimiento se han vuelto muy confiables. Esto se traduce en una mayor seguridad para la familia y el hogar, lo que puede verse verdaderamente como una fortaleza infranqueable.

    Para asegurar esto se recomienda consultar a un instalador profesional, que
    realice una inspección y evalúe la cantidad de sensores y la posición más
    inteligente donde colocarlos para tener toda la superficie cubierta.

    Hoy en día se consiguen varios modelos de sensores en el mercado, para
    todos los gustos y bolsillos. Recientemente, los sensores de movimiento de tipo inalámbrico se han vuelto muy populares y permiten mantener un hogar seguro sin tener que cambiar el sistema eléctrico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *