fbpx

Grupaje LCL

En transporte internacional, podemos mover mercancías en contenedores en dos modalidades diferentes:
– Cuando tenemos un contenedor dedicado para nuestro envío, es decir cargando completamente un contenedor (FCL) o Carga Completa.
– Cargando parcialmente un contenedor – Carga Parcial o (LCL) o Grupaje LCL.

FCL vs LCL


El Grupaje está siendo cada vez más popular y resulta una buena forma de bajar los costes fijos de un contenedor entero cuando se trata de cargas menores.

Definiendo el grupaje o LCL
LCL (Less than Container Load), también conocido como grupaje, se refiere al
transporte marítimo de mercancías que no llenan un contenedor.

Las cargas que tienen el mismo destino o proceden del mismo origen se combinan con las otras para optimizar los factores de carga de contenedor.

Como su nombre lo indica, LCL implica un producto que ocupa menos espacio que un contenedor completo, lo que significa que tiene que compartir un contenedor. Se diferencia del FCL, en el que un cliente tiene un contenedor completo para él.

Este tipo de envío se ha ido extendiendo en el comercio internacional, debido a que agrupa pequeños envíos de productos que tienen el mismo origen o destino, o cerca.
A su llegada las diferentes partes se reparten y se entregan a su destinatario particular.

Características del grupaje

En el grupaje, el agente de carga desempeña un papel fundamental:
es el punto de encuentro entre los diferentes remitentes.
Constituye la entidad/persona a cargo de ensamblar la carga, la que combina los productos y se responsabiliza de los daños en el caso que los hubiera

La actividad de LCL es típicamente realizada por operadores especializados en transporte terrestre y marítimo.

Los términos y condiciones del envío se detallan en el llamado contrato de
envío.

Es muy importante cuidar la combinación de los productos de acuerdo con el grado de peligro para evitar combinaciones erróneas, como por ejemplo, productos alimentarios con productos tóxicos.

El precio de LCL depende del volumen y no del peso de la carga. El peso se convierte en un factor solo si es muy elevado y se transporta en camiones hacia y
o desde el puerto, lo que se convierte en un problema.

Dependiendo del producto, origen y país de destino, pueden requerirse documentación y certificados adicionales. El tema del embalaje también hay que cuidarlo, un envío puede dañarse durante el transporte si otros productos no están correctamente empaquetados.

Ventajas del grupaje

El grupaje se ha posicionado como la solución más económica perfecta para todos aquellos pequeños envíos que individualmente no serían suficientes para completar una carga LCL.

Ofrece optimización del proceso.

El grupaje requiere mayor coordinación para asegurarse de que todo vaya bien
y sin problemas. Es posible que se presenten algunos retrasos por errores de
papeleo, mala adaptación de los SGA o por el uso de puertos menos conocidos; sin embargo, por lo general es más rápido que el FCL.

grupaje lcl
Es habitual el uso de Grupaje

Desventajas del Grupaje

Debido a que el grupaje combina diferentes envíos en vez de uno sólo que no sería capaz de llenar un contenedor, podrían surgir algunos problemas que consideraremos como desventajas frente a otros tipos de envío.

Riesgo de mayor plazos de entrega

El plazo de entrega de los envíos puede variar. Esto quiere decir que, si una entrega está prevista para una fecha específica, es existe un riesgo de que llegue después.
Al cargar con varios envíos individuales, las paradas y el método utilizado para la distribución conllevan a que algunos envíos retrasarse al tener que esperar al resto.

Las retenciones en aduanas por otra mercancía pueden conllevar a también al bloqueo de nuestra carga si sigue consolidada.

Riesgo de daños en carga y descarga

Al realizarse operaciones de carga y descarga debemos tener en cuenta el riesgo de daños en estas. Al combinar varias mercancías, existe la posibilidad de que no se tomen en cuenta las características de cada envío individual y sucedan accidentes que conlleven a roturas o incluso pérdidas. También puede ser que una carga dañe a otra, por ejemplo si se transportan elementos peligrosos como baterías, esto lo veremos en el siguiente punto.

Posibles daños por otras mercancías

Parte de los inconvenientes de los envíos por grupaje LCL tiene que ver con los daños que se pueden generar por mercancías, como veremos en el siguiente punto hablando sobre la responsabilidad compartida.

Es cierto que se tiene cuidado al mezclar mercancías de distintos tipos, pero siempre es posible, debido a problemas del viaje que ocurran accidentes.

Cuando ocurren escalas, puede ocurrir que las mercancías se descarguen para un ahorro de espacio. En este momento, es posible el daño.

Los posibles daños aumentan cuando no hay un embalaje correcto.
Si el transporte es marítimo, hay riesgo de que tormentas o movimientos bruscos, conlleven a que la mercancía sufra daños durante el traslado.

Ser previsivos con respecto al embalaje, es lo ideal, conviene asegurar bien los productos y estudiar el embalaje adecuado.

Responsabilidad compartida en las cargas LCL

Un factor que preocupa a muchas empresas que se plantean utilizar grupaje LCL en sus envíos, es la responsabilidad compartida.

Cuando se utiliza un mismo contenedor para varias cargas, la responsabilidad recae sobre todos los envíos. Esto quiere decir que, como hemos visto anteriormente, en caso de que existan problemas con aduanas por causa de uno de los envíos, es posible que todos los demás sean retenidos.

La responsabilidad compartida también afecta en el retraso de algunos envíos. De esta manera, si es necesario que el contenedor sea transportado por varias ubicaciones siguiendo una ruta para recoger nuevas cargas, el resto de mercancía se retrasará respecto a un envío directo. Lo mismo sucede al momento de entregarlas en sus destinos. Cualquier daño o retraso por causa de un envío, los afecta a todos los demás. Por esta razón, lo recomendable es verificar bien los documentos envío y contratar los seguros adecuados.

En este sentido lo ideal es contar con la ayuda de un transitario profesional que con su experiencia nos pueda evitar muchos dolores de cabeza, no vale la pena complicarse.


Los pasos son los siguientes:

  1. Reserva de un LCL proporcionando las dimensiones y el peso de la
    carga al agente de carga. La factura comercial y el packing list también deben completarse.
  2. Preparación de los productos, de manera que lleguen a tiempo al almacén de origen.
  3. Traslado al puerto del contenedor LCL,
  4. Llegada a destino, donde se procede a la separación de la carga y el envío de los pallets o paquetes.
  5. Finalmente se recibe el paquete
Categorías: Logística

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *