fbpx

Cronograma: Definición

El cronograma es una de las herramientas que más se utiliza para gestión de proyectos. Por definición, heredada de teoría de señal, un cronograma es la representación gráfica de un conjunto de señales en función del tiempo.

Llevado al campo de la gestión, es una especie de calendario de trabajo, el cual podemos utilizar para organizar mejor nuestro proyecto.

La idea de aplicar el concepto de cronograma surge para dividir las diferentes partes de un proyecto a lo largo del tiempo y repartir cada una de sus partes a lo largo de los diferentes días que componen el cronograma.

De esta manera, nos encontramos ante una forma mucho más práctica de poder organizarnos, consiguiendo un mejor aprovechamiento del tiempo de trabajo.

Aproximación TOP DOWN. Divide y vencerás.

Ejemplo de Cronograma
Ejemplo de Cronograma

Mejoran la productividad de los procesos

Los cronogramas son útiles para poder mejorar la productividad de nuestro puesto de trabajo.

Como requisitos, necesitamos tener dos fuentes de información. El tiempo del que disponemos para llevar a cabo el proyecto y el propio proyecto en sí.

A partir de aquí, la elaboración del mismo ya resulta más personal y, sobre todo, se adapta a las funciones de cada empresa. Por norma general, lo que se suele hacer es dividir el proyecto principal en varias subtareas, para luego repartirlas por los diferentes días que dura el proyecto.

De esta forma, estaremos mucho más organizados a la hora de emprender nuestro proyecto y todo será mucho más rápido, debido a que no tendremos que perder tiempo planeando qué es lo que tenemos que hacer, puesto que todo estará establecido en el propio cronograma. Respetar el tiempo del cronograma es vital para el buen funcionamiento del proyecto y por otro lado, siempre es conveniente en su realización el poder disponer de algún día de margen en el caso de que surja algún tipo de contratiempo y así evitar que un problema se arrastre.

En definitiva, el cronograma es la forma más sencilla de realizar un proyecto, donde además podemos involucrar a más personas, ya que podremos definir a la perfección la tarea en concreto que queramos que haga cada uno. Todo esto se traduce en una mejora tanto en la eficacia como en la eficiencia de la empresa, gracias a una simple programación.

Categorías: Economía y Empresa

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *