fbpx

La historia de las cámaras de vigilancia

Las cámaras de vigilancia constituyen un sistema de seguridad que consiste en realizar vigilancia a través de cámaras de video en diferentes lugares o ambientes. También es denominado circuito cerrado de televisión o CCTV que significa, por su traducción en inglés, “closed circuit televisión”.

Esta tecnología de videovigilancia es especialmente útil para identificar intrusos o cualquier persona que realice alguna actividad indebida que ponga en riesgo la integridad de un lugar o individuo.

El circuito está compuesto por una o varias cámaras de vigilancia que se interconectan a monitores de vídeo o televisores, los cuales reproducen las imágenes captadas por las cámaras.

Estas cámaras fijas permiten realizar una monitorización en remoto de personas, materiales y alarmas desde una sala de control central, desde la cual se configura el enfoque, la dirección, la inclinación o la vista panorámica.

En la actualidad, estos sistemas de CCTV pueden incluir visión nocturna, térmica ( en el caso que tenga cámaras térmicas), o detección de movimiento

Su uso en empresas, locales comerciales, instituciones educativas, incluso lugares públicos, ha aumentado en los últimos años ya que permiten mejorar la seguridad en cada espacio.

¿Desde cuándo se usan cámaras de seguridad?

Las cámaras de seguridad comenzaron a emplearse como elementos de seguridad en las operaciones militares. El ejército alemán, en el año 1942, fue el primero en usar esta técnica por lo que se presume que fueron pioneros en el uso de esta herramienta tecnológica.

Los primeros sistemas estaban compuestos solamente por cámaras en blanco y negro que estaban conectadas a monitores. A través de ellos se observaban los ensayos de los misiles V2.

Tiempo después, surgieron los generadores de cuadrantes que permitían la visualización de varias cámaras a la vez a través un mismo monitor. Hace no tanto, se usaban grabadores con cintas de video VHS, hasta que llegó la era digital que permitía la grabación en discos duros y tarjetas de memoria.

Al mismo tiempo han ido evolucionando las cámaras, mejorando en resoluciones, nitidez, color.

Componentes del CCTV

El circuito cerrado de vigilancia está compuesto por las cámaras, en primer lugar, que captan las imágenes en el lugar protegido. Por otro lado tenemos el monitor o videowall, que permite visualizar las imágenes que capta la cámara.
La conexión que en este caso es gracias a cable coaxial, par de cobre, o fibra y finalmente, el DVR o grabador. En muchos casos existe un software de control para manejar el inventario de cámaras y grabadores y su configuración, como puede ser el SmartPSS en el caso de Dahua.

Mejoras en la visión

Los primeros sistemas de videovigilancia, evidentemente distan mucho de los actuales en cuanto al visionado. Anteriormente, se realizaban a través de CCTV, con cámaras analógicas, cables coaxiales y grabadoras de vídeo. Las cámaras transmitían una señal a un número limitado de monitores por medio de un enlace fijo de comunicaciones entre cámaras y monitores. Por supuesto, no se podían enviar alertas automáticas.

En la actualidad existen grabadores digitales con tarjeta de red, que asegurar la visualización de las cámaras a través de PC o móviles en remoto. Además, dependiendo del modelo, captan imágenes térmicas en la oscuridad, o imágenes iluminadas con infrarrojos en la oscuridad, que la simple vista no puede ver.

Actualmente, la aparición de los smartphones, tablets y la gran variedad de dispositivos móviles, ha permitido el acceso y la visualización remota desde cualquier parte del mundo, dejando al antiguo CCTV, como un sistema solamente de videoverificación.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *